Costurero DIY | No hay puntada sin hilo
Reutilizar, Yo elijo...

Costurero DIY | No hay puntada sin hilo

¡Reutiliza, reutiliza y reutiliza! siempre que puedas. Un poco de imaginación y podemos ahorrarle muchos disgustos a la madre Tierra. Con una simple huevera se pueden hacer cientos de ideas: envase para transportar cupcakes; “mini” macetas para crear un jardín de lo más mono; taper para guardar algunas frutas (ej.fresas); joyero, organizador de pintauñas; o, como el caso que nos ocupa, para crear un costurero. El límite está en nuestra imaginación. Y no queda cutre: todo lo contrario, le da un punto original y una decoración comprometida con el planeta. 

Recuerda la triple regla de oro para gestionar bien los residuos: reducir, reutilizar y reciclar. La sociedad avanza en el reciclaje, pero no en las dos primeras opciones. De cerca del kilo y medio de residuos que generamos al día, casi medio kilo corresponden a envases y envoltorios. Por lo que una buena opción sería reutilizar dichos envases. Do It Yourself (hazlo tú mismo). Con ello, no sólo ahorraremos dinero, también nos brinda diversión, aprendizaje y entretenimiento durante el proceso. Además de la satisfacción de haberlo hecho nosotros mismos, sin depender de nadie más. Por lo que, convierte lo que otros consideran un “desperdicio” en algo útil y coqueto. ¡Ponte manos a la obra con este costurero!

Transforma tu huevera de cartón en un coqueto costurero

Porque no hay puntada sin hilo, para el costurero necesitarás:

 Imaginación  para el diseño. Y si no tenéis (que seguro que sí) podéis suscribiros a mi newsletter y obtener directamente mi plantilla costurero para imprimirla.

 Reutilización  una o más hueveras (idea: podéis enganchar unas con otras para hacer más secciones).

 Amor y acción  durante el proceso. Herramientas como pinturas, pegamento y tijeras.

 Decoración  lacitos, botones, telas… hazlo a tu gusto y como quieras.

 Y en el interior  alfileres, imperdibles, botones, agujas, hilos, etc. Lo que necesites para una pequeña reparación de emergencia.

Pequeños pasos marcan la diferencia

Como bien dijo Wangari Maathai, Noble de la Paz 2004: “No son las cosas grandes las que marcarán la diferencia, sino más bien los pequeños pasos que damos cada uno”. Cambiemos el rumbo. Está a nuestro alcance. Cada uno de nosotros, cada lector, cada comunicador tiene en su mano más poder del que se imagina. Con pequeñas decisiones diarias (qué compramos, dónde, cómo vamos a trabajar, a quién votamos, de dónde ahorramos, qué comemos) podemos lograr que el planeta se recomponga. Y, os preguntáis ¿Para qué cambiar nuestros pequeños hábitos de consumo, si quienes realmente ostentan el poder siguen comportándose igual? Nos minusvaloramos. Si nosotros exigimos otros productos, otras actitudes, gobiernos y empresas deberán adoptar otros registros. Yo elijo reutilizar ¿Y tú?

Entrada anterior Entrada siguiente

También podría gustarte